Archive for the 'Uncategorized' Category

24
Ago
13

Gracias.

Mil gracias. Son las mejores palabras que puedo decir a todo el mundo ahora mismo.

En primer lugar, evidentemente, mil gracias mamá por haberme dado la vida, tras tres intentos fallidos. Gracias por habérmelo enseñado todo, por tu eterna paciencia, por poner paz con papá cuando no la había, por intentar hacerme una buena persona (dicen por ahí que algo conseguiste…), por ese cariño contínuo incluso cuando ya no eras consciente de tus actos. Tras varios años de sufrimiento casi diario, puedo estar tranquilo por haberte proporcionado el mejor final posible, dentro de los límites de tu enfermedad. Te recordaré y querré mientras mi mente me lo permita.

Mil gracias con todo mi corazón a quien es hoy día mi marido por haber cuidado de ella en casa mientras fue humanamente posible. Sé que hiciste todo lo posible por su bienestar, tanto de día como de noche, incluso poniendo en grave riesgo tu propia salud, algo que poca gente sabe, la cual te costó un año recuperar. Nunca te lo agradeceré lo suficiente.

Mil gracias a todos los amigos, compañeros de trabajo y apenas conocidos que nos han acompañado estos dos días tanto personalmente como en la distancia, ya que para nosotros es igual de apreciable. En los peores momentos es cuando se agradece el cariño de tanta gente, incluso de quienes no lo esperabas.

Mil gracias también de una forma muy especial a TODO el personal de la Residencia Geriátrica de Benicàssim por haberle dado a mi madre sus últimos mejores cinco años de vida, las 24 horas, sin descanso. El trabajo de esas personas no está pagado con dinero.  Las condiciones en las que se encuentran esos enfermos acaban con la salud de cualquier persona que tengan alrededor, algo bien sabido en cualquier hogar con una persona enferma de Alzheimer. Su preocupación contínua especialmente el último mes de vida, fue admirable. Da igual que lleves 20 años trabajando en eso. El sufrimiento y preocupación demostrados por todos ellos es digno de admirar y recordar para siempre.

Muchas veces no somos conscientes del derecho que tenemos de terminar con nuestra vida cuando el sufrimiento es irreversible, es algo que debería estar garantizado por ley, y mi madre de alguna manera lo sabía. A pesar de su avanzado estado de demencia, tanto el personal de la residencia como nosotros, tenemos bien presente que ella quiso irse y la manera más sencilla que encontró de hacerlo fue dejando de comer y beber. No es humano alargar esa agonía de ninguna de las maneras, creo que a nadie nos gustaría que lo hicieran por nosotros. En ese sentido podemos estar tranquilos y en paz por haber tomado las decisiones más acertadas en cada momento, por duras que hayan sido. Siempre os recordaremos de manera especial por todo ello. Ojalá algún día tengais esa merecida recompensa de alguna manera. Gracias por siempre.

 

Unidos para siempre

 

Imagen

17
Dic
09

Coca-Cola.

Efectos de la Coca-Cola en tu sistema biológico:

Esto es lo que le ocurre a tu cuerpo si ahora mismo te tomas una Coca-Cola.

Primeros diez minutos: Diez cucharillas de azúcar alcanzan tu sistema (el 100% de la dosis diaria recomendada). Si no vomitas en el momento es porque el ácido fosfórico corta el sabor dulzón haciendo que lo puedas mantener en el estómago.

A los 20 minutos: El azúcar en la sangre se dispara, causando un estallido de insulina. Tu hígado responde metabolizando todo el azúcar que puede y lo transforma en grasas.

A los 40 minutos: La absorción de cafeína se ha completado. Tus pupilas se dilatan, tu presión sanguínea aumenta, tu hígado deja pasar más azúcar a la sangre. Los receptores de adenosina en tu cerebro se bloquean para prevenir la somnolencia.

A los 45 minutos: Tu cuerpo aumenta la producción de dopamina, estimulando así los puntos de placer de tu cerebro. A propósito, físicamente, este mismo proceso ocurre con la heroína.

A los 60 minutos: El ácido fosfórico combina calcio, magnesio y zinc en el intestino grueso estimulando más aún al metabolismo. Esto, agravado por las altas dosis de azúcar y endulzantes artificiales incrementan la expulsión de calcio mediante la orina.
Las propiedades diuréticas de la cafeína entran en acción (tienes ganas de mear). Evacuarás la cadena de calcio, magnesio y zinc que estaba destinado a tus huesos, así como sodio, electrólito y agua.

Cuando la euforia inicial en tu metabolismo va disminuyendo, llega el bajón de azúcar, esto provoca irritabilidad y agotamiento.
Ahora, literalmente, ya has meado toda la Coca-Cola, pero no sin antes arrastrar con ella todos los valiosos nutrientes que tu cuerpo podría haber usado para hidratarse o hacer huesos y dientes más fuertes.
Y probablemente, horas más tarde tu cuerpo tendrá un bajón de cafeína.

Pero… ¡Hey! toma otra Coca-Cola, te hará sentir mejor.

* Fuente: Algo que contar.




Entra tu e-mail aquí y recibe notificaciones por mail de mis nuevas entradas.

Únete a otros 310 seguidores

Sígueme!

mayo 2017
L M X J V S D
« Ago    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Archivos

Categorías

Estadísticas

  • 33,711 Hits

Sígueme en Twitter!


A %d blogueros les gusta esto: